CroaciaEuropa

Ruta por Croacia – 7 días: Lagos de Plitvice y Zadar

By 21 septiembre, 2016 No Comments
Una vez en nuestro volkswagen up, nos dirigimos a House Marija (en Seliste Dreznicko) donde nos alojábamos para, al día siguiente, visitar los lagos de plitvice (entrada: 110 kn en septiembre).
La casita, muy bien cuidada, ofrece habitaciones cómodas y un desayuno bueno. Aclarar que, teniendo en cuenta experiencias anteriores en países con tradición de alojamiento en casas de huéspedes, imaginaba un trato similar al sur de italia (esas burratinas con las que nos despertábamos cada mañana) o bien los copiosos desayunos escoceses de las highlands. No encontramos nada similar, ni pagando 40 euros la noche ni 150… los desayunos (los que los ofrecen porque muchos no te dan la opción) son sencillos, a base de tostadas y tarrinas de mermelada y paté.
Sin embargo, Marija es muy amable y muy dispuesta a ayudar (hasta nos pidió perdón por el mal tiempo). Pagamos unos 45€.
Cenamos en Degenija, lugar que nos recomendó Marija y el más popular de la zona. Muy bueno y muy bien de precio (170kn, unos 25€ los dos).
Plitvice-Croacia-en-cocheAl día siguiente, a primera hora nos dirigimos a Plitvice (como mencionado no hacía muy buen tiempo), la niebla impedía hacer parte de la ruta en barco por lo que optamos por la parte a pie y en autobús. Todo transporte está incluido con la entrada y la ruta larga son entre 5-6h. Es mejor llevar algo de comer y hacer un picnic en alguno de los lugares adaptados aunque también hay algún bar y restaurante. La ruta a pie se hace por unas pasarelas de troncos super bien hechas que ofrecen unas vistas muy bonitas del parque y muy agradables para pasear (dificultat baja).
Después de la mañana encapotada en Plitvice y cuando empezaban a llegar las marabuntas de turistas, nos dirigimos a Zadar.
Zadar es una pequeña ciudad, el centro situado en una península, es muy tranquilo y bastante ajeno a las manadas de turistas. Cerca del puerto es fácil aparcar de forma gratuita. una vez dentro, recomiendo subir a la torre para ver las vistas y acercarse hasta el órgano de mar. Cenamos cerca de una preciosa plazoleta en un restaurante que se llama Pet Bunara, el servicio muy bueno y la comida bien también. De postre preferimos pasear un poco y encontramos una riquísima heladería artesanal: Eva, muy recomendable.
Nos alojamos en los apartments Klelija, ella no es especialmente anfitriona (es amable pero entre lo poco que habla inglés y las pocas ganas que le pone….). Este es otro tema que me sorpendió en el viaje, muchos croatas ceden parte de su casa para alojar turistas pero no parece que lo hagan con ningún tipo de vocación, quizá lo decidieron por necesidad o porque vieron la oportunidad pero, una vez más echo de menos encontrarme la acogedora señora que regenta un bed and breakfast en medio del lago ness o el italiano del norte que huye a la valle d’itria para iniciar una vida pausada alojando a turistas bajo un antiguo trullo.
Al día siguiente nos acercamos a algunas playas de cerca de Zadar, tirando hacia el norte, encontramos Zaton, super tranquila y, posteriormente la bella Nin. Para comer nos acercamos hasta Pag, el paisaje impacta al entrar a la isla, desaparece toda vegetación para dar lugar al absoluto desierto de piedra blanca. Nuestra ruta sigue hacia Trogir, Split y Orebic
Comparte, no te lo quedes solo para tiPin on Pinterest
Pinterest
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook

Leave a Reply