Costa BravaEspañaEuropa

¿Qué hacer un fin de semana en la Costa Brava?

By 9 julio, 2014 No Comments

La Costa Brava tiene infinidad de opciones y casi es necesario un verano entero para descubrir los mejores rincones pero he querido intentar comprimir mis rincones favoritos para crear una salida de 2 días para visitar los mejores lugares del Baix Empordá.

Día 1: Baldiri de Palafrugell – Playa Cala Estreta – El Salí – Can Dolç

Si nos alojamos cerca de Palafrugell quizá no pensaremos que un buen lugar para comprar desayuno sea en este mismo pueblo que, aunque a veces se dice que no es especialmente bonito, a mi el centro me parece encantador. Cerca de la plaza encontramos la Baldiri, una pequeña panadería que hace un pan buenísimo y unos croissants para repetir. En la misma plaza podemos acompañarlo de un café mientras empieza a despertarse el día a nuestro alrededor. Ahí mismo cada día menos los lunes hay mercado para poder comprar fruta y verdura de primera calidad.

Cala Estreta - Cap Roig - VIajar por libre - Costa BravaSi es un fin de semana en pleno verano seguramente las playas principales de las localidades Calella, Llafranc y Tamariu estarán muy llenas por lo que podemos alejarnos un poco y descubrir rincones más ocultos como Cala Estreta, entre Palamós y el Cap Roig. Aparcamos el coche en el aparcamiento al inicio del recorrido, subiendo hasta el Golfet en Calella y aparcando al inicio del Cap Roig (donde se aparca también para el festival). Es más o menos media hora de caminata, parte bajo los árboles pero con el calor del verano mejor ya llevar la protección puesta y una gorra.

El Salí - Calella de Palafrugell

Para comer en Calella podemos escoger El Salí, con un impresionante patio interior de ensueño y una cocina muy internacional, buena calidad y a buen precio, algo que es difícil encontrar por la zona. El postre podemos hacerlo en la mítica Jijonenca al final del paseo dirección sur. Y por la tarde podemos pasear por las playitas de fantástico pueblo de Calella de Palafrugell, no habrá tanta gente y podremos disfrutar de más tranquilidad. Para pasear un poco nos podemos acercar hasta el Hotel Sant Roc y tendremos unas vistas del pueblo impresionantes.

 

Por la noche podemos acercarnos más al interior a Sant Feliu de Boada. Mi lugar favorito sin duda es Can Dolç. Por 20€ cenaremos una rica carne a la brasa y un vino de la casa que nada tiene que envidiar de ningún vino de mesa. Altamente recomendable y se aconseja reservar porque, aunque tiene muchas mesas, en temporada alta suele llenarse.

Día 2: Rupià – Monells – Fiego – Cine de Torroella de Montgrí

Rincones de la Costa BravaNos levantamos tranquilamente y nos acercamos hasta el bonito pueblo de Rupiá para comprar en la
panadería del pueblo (solamente hay una, no hay dudas) la mítica coca de azúcar y acompañarla con un buen café en el bar de la plaza del pueblo. ¡Grandísima manera de epezar el día!

Podemos hacer un paseo por los pueblos del interior como Monells, a unos 10 minutos en coche, para salir un poco de la muchedumbre de las playas.

Podemos volver a Calella para comer un buen pescado o un arroz en el Fiego, un restaurante en la playa de Portpelegrí para acabar de aprovechar el sol sin tanta gente.

Castell Torroella de Montgrí - Viajar por libre - Costa BravaPor la tarde podemos aprovechar si no hace mucho sol para subir al Castillo de Torroella de Montgrí, la famosa «panxa del Bisbe», no llega a una hora de caminata tranquila desde el pueblo. Al bajar podemos aprovechar para picar algo al lado del mítico Cine de Torroella y aprovechar para ver alguna de sus películas, un cine que no ha dejado de proyectar y se ha sabido mantener aún y los cambios en el sector.

Comparte, no te lo quedes solo para tiPin on Pinterest
Pinterest
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook

Leave a Reply